Imaginemos la típica escena: envías un contrato, la otra persona lo recibe, lo imprime, firma, digitaliza y te lo vuelve a enviar. ¿Sirve? Sí, pero no.

Sirve porque mejor algo que nada, pero si me pongo apocalíptica, y ya sabes que lo soy en demasía, no me agrada del todo esta manera porque la real prueba allí es el correo electrónico, más que la hoja firmada, porque cualquiera pudo haber firmado esa hoja y tomado una foto, inclusive la misma persona que envía el correo. Nooo, que no exagero, que veo muchos casos así a diario.

Pero antes que te empiece a doler la cabeza, tengo la solución perfecta, bueno una de ellas: Hello Sign, una plataforma que te ayudará a crear contratos y que tus clientes lo firmen, sin estresarte de nada. Creas un modelo, indicas lo que tu cliente tiene que llenar: nombre, datos de domicilio, los datos que necesites, el programa crea una firma para ambos, le dan un click y listo, se crea una huella digital en la cual queda constancia del momento exacto que se ha firmado, y que es tan válida como haberlo firmado cara a cara. Genial ¿verdad?.

Así que sin más bla bla, te dejo aquí el vídeo para que lo veas.

 

Si te ha gustado comparte, y si tienes alguna duda, escríbeme aquí abajo un comentario, que con mucho gusto te responderé.

Si quieres más información como esta, plantillas, y promociones especiales, suscríbete a la newsletter

Aprende a proteger tus ideas en mi canal de YouTube.

¡Suscríbete ya y no te pierdas ningún tutorial!